Instagram

Instagram

jueves, 2 de junio de 2011

Escuelas de Fútbol: Calidad humana por encima de las dificultades


Los niños entrenan a pesar del inclemente sol



Yair Ruiz - @RuizYair

Carencia. Esa es la palabra predominante en muchas de las escuelas de fútbol que tratan de sobrevivir en Maracaibo. Claro, sacando a quienes entrenan y se desarrollan en la Casa D’ Italia o en el Centro Gallego. La Escuela de Fútbol Vinotinto-Indeprec no escapa a esta realidad y por el contrario, es ejemplo de lucha y constancia.

La Escuela tiene poco más de 6 años de funcionamiento y como contó su entrenador Reinaldo Cantillo a este servidor, debieron cambiar de “sede” por las refracciones que sufrió el estadio ‘Pachencho’ Romero durante la Copa América celebrada en el país durante el 2007. “Primero funcionamos en el estacionamiento del Pachencho, por donde entra el transporte de los equipos, eso funcionaba como una cancha y ahí practicábamos. Luego de los cambios que se hicieron para la Copa América, nos cedieron este terreno”, narró Cantillo.

“Este terreno”, como lo describe el Profe Cantillo, está ubicado al lado del espacio donde practican el Tiro con Arco, detrás de las gradas del coloso marabino. La Escuela está inscrita en la Asociación de Fútbol del Estado Zulia, en el Irdez y en el IND, además cuenta con las categorías Sub 8 hasta la Sub 20.

“Estamos jugando en los torneos de la Asociación, clasificamos en la sub 20, en la sub 10 y en las categorías menores”, informó Cantillo. Como gran parte de las escuelas de fútbol humildes, sobreviven con la ayuda que pueden brindar algunos de los padres o representantes de los niños. “La escuela se mantiene con la colaboración de los padres, esta es una escuela humilde y no todos los padres tienen para colaborar, a veces tengo que sacar dinero de mi bolsillo para pagarle los pasajes, muchos padres hacen maravillas para comprarles los tacos a los niños”, agregó el Profe.

Reiteradas son los pedidos de ayuda que hace la Escuela Vinotinto-Indeprec. “Le pedimos a las empresas privadas y a la Gobernación del Zulia que nos ayuden a acondicionar esta cancha, cada vez que llueve se hace una laguna. Necesitamos que ayuden a los niños económicamente y en lo deportivo”.

Cuenta Cantillo que ya se han dirigido a las instituciones públicas y privadas. “Estamos cansados de pedir ayuda, hemos ido en muchas ocasiones a la Gobernación, al Irdez. El IND nos regaló en Diciembre 4 balones. Una tienda deportiva, llamada Music Center, en la avenida La Limpia, nos ofreció su ayuda para regalarnos un juego de uniformes”.

En relación a los viajes que hacen las categorías que practican en la Escuela, los costos igual salen de los bolsillos de los padres de los niños. “Estamos participando en Maracaibo y hemos hecho intercambios en Mérida, Coloncito, tenemos una invitación del Caracas FC. Los mismos padres costean los gastos”.

La escuela ha ganado campeonatos en la Asociación de Fútbol, en la categoría sub 10, muchos de sus  jugadores han sobresalido. “Tenemos unos jugadores que están probando con el Petare FC, Antony Rondón vino a buscar sus documentos porque lo ficharon y va a estudiar allá”, manifestó Cantillo.

“Hemos enviado jugadores para el Zulia FC, pero no han tenido suerte, sin embargo uno de esos jugadores probó con el Petare y gracias a Dios quedó. En el Unión Maracaibo hay 2 jugadores de nuestra escuela, Gabriel Gutiérrez y Winder Molina. Ellos nos piden jugadores para probarlos y nosotros sin ningún problema los enviamos. Eso sí, nunca le pedimos favores para que fichen a jugadores, queremos que ellos mismos se ganen sus puestos”, relató.

Cantillo quiso aprovechar la oportunidad que le brindamos para aclarar algunos rumores que han surgido sobre los entrenadores de este tipo de Escuelas. “Muchos dirán que hay un beneficio económico para mi persona, quiero aprovechar la oportunidad para que quede claro, nosotros no hemos recibido ni un Bolívar, solo buscamos el beneficio de los jugadores”.

Según el relato del Profe, el Caracas FC visitó la ciudad en busca de talentos y son varios los jugadores que desde la Escuela Vinotino-Indeprec probarán suerte en la capital de la República.

Entre ellos, Kelvin Bracho, jugador de la Sub-16, quien empezó a jugar fútbol a los 7 años, hace 2 años llegó a la escuela por iniciativa propia, juega de volante de creación. “El profesor Cantillo nos avisó que el Caracas FC nos pidió que probáramos suerte con ellos, es una experiencia bonita y esperamos poder quedar allá. Mi abuela me apoya, llevo 10 goles en el actual torneo”, expresó el jovencito.

Otros de los que probarán suerte es Eliecer Gómez, también de la Sub 16. “El profesor Cantillo nos avisó, para mí fue una sorpresa que me tomaran en cuenta, va a ser una buena experiencia y ojalá que me seleccionen”. Elías Mora, de 13 años, afirmó que se ganó el llamado con trabajo. “Soy un muchacho trabajador y le pongo corazón en las prácticas, creo que por eso me llamaron para ir a Caracas”. Aprovechó para enviarles un mensaje a los niños y jóvenes. “Le hago un llamado a los niños que no se metan en la drogas y hagan deporte”.

Con las uñas sobreviven y practican los niños y jóvenes de esta Escuela, entre el polvo, la cercanía de una cañada y el irregular estado de la “cancha”, cada martes y jueves acuden a aprender las herramientas de este maravilloso deporte. Desde Pasión Fútbol pedimos a las empresas privadas y cualquier ente público, que brinden una colaboración a estos niños que buscan entretenerse y salir de todos los problemas que rodean a nuestra sociedad, además, ellos son el futuro del deporte en el Zulia y por qué no, alguno puede ser el próximo Ronald Vargas o Salomón Rondón.

Reinaldo Cantillo, entrenador de la Escuela


A pesar de no tener un campo apto, los niños colaboran y cumplen con el entrenamiento

Los jóvenes organizados atienden las indicaciones